38 comentários em “Diario de una Pasión – Escena discusión Noah y Allie – Última Carta de Noah.

  1. Que escena loco! la puta madre!
    Qué es lo que tu quiereees! aghh! responde.. qué es lo que quieres..
    Como capto el verdadero sentimiento de esa intriga, de la espera de esa respuesta, de la desolación..

  2. Porque nos dejan ir aunque nos amen? Porque fingen no querernos cuando lo hacen más que a nada? Porque estás con él y pensas en mi? Es algo que nunca voy a entender…

  3. Lastime mucho a la persona que ame , cuando intente arreglarlo ella ya no era la misma de antes , le pedi dar un salto de fe , pero ya no es la misma , ya no era la misma la que hizo una promesa de esperarnos , en verdad esta historia me quiebra bastante , aunque no sea el caso similar , ne hubiera gustado nunca haber tenido esa discusion que mando todo a la ruina . En verdad la amaba y cuando la perdi , lo recorde …

  4. Me esta llevando la fregada vivir esta insertidumbre, que se supone que devo de hacer ? Cuando yo tenia errores la buscava y hacia lo que sentia x que la amo. Ella se equivoco y lo unico que hizo fue desaparecer sin explicacion que hago dios mio???? ???

  5. ¿Cómo echar a perder una buena historia? Muy fácil., llevar la historia al cine, inventar situaciones que en el libro no pasan… Jamás Allie le dijo "nada más nos la pasamos peleando" ni él jamás le dice "Me sales con una de tus estupideces" de haberle dicho eso la Allie del libro JAMÁS habría regresado con él, nada más chequen:

    "—No te quedarás, ¿verdad? — Esbozó una pequeña sonrisa. — Quieres hacerlo, pero no puedes.
    —Ay, Noah —dijo ella, echándose a llorar otra vez—. Por favor, trata de entenderlo…
    El la atajó, sacudiendo la cabeza.
    —Sé lo que vas a decir, lo veo en tus ojos. Pero no lo entiendo, Allie. No quiero que esto termine así. Pero si te vas, los dos sabemos que no volveremos a vernos.
    Allie se apoyó contra su pecho y comenzó a llorar con más fuerza, mientras Noah intentaba reprimir las lágrimas. La estrechó entre sus brazos.
    —No puedo obligarte a quedarte, pero pase lo que pase, nunca olvidaré estos dos días que estuvimos juntos. He soñado con esto durante años.
    La besó con ternura, y se abrazaron como cuando Allie había llegado un par de días antes. Finalmente ella se soltó y se secó las lágrimas".

    JAMÁS HAY UNA ESCENA DE PLEITO, NO ERA NECESARIO INVENTÁRSELA:

    "Caminaron despacio hacia el coche, sin hablar. Cuando llegaron, Noah la abrazó otra vez hasta que sus ojos se llenaron de lágrimas. La besó en los labios y en las mejillas, y luego acarició suavemente con un dedo los puntos donde la había besado.
    —Te quiero, Allie.
    —Y yo a ti.
    Noah abrió la puerta del coche y se besaron por última vez. Allie se sentó al volante, sin quitarle los ojos de encima. Dejó las cartas y el bolso en el asiento de al lado, buscó las llaves y dio el contacto. El motor comenzó a rugir con impaciencia.
    Había llegado la hora.
    Noah cerró la puerta con las dos manos, y Allie bajó la ventanilla. Observó los músculos de sus brazos, la sonrisa natural, la cara bronceada. Extendió una mano y Noah se la tomó un segundo, acariciándola suavemente con los dedos.
    —Quédate —murmuró sin sonido, moviendo los labios, y por alguna razón esa súplica muda le dolió mucho más a Allie de lo que esperaba. Las lágrimas caían sin freno, pero no podía hablar. Por fin, de mala gana, apartó la vista y le soltó la mano.
    Movió la palanca de cambio y apretó ligeramente el acelerador. Si no se marchaba ahora, no lo haría nunca. Noah se apartó y el coche comenzó a avanzar.
    Contempló la escena como si estuviera en trance.
    Vio cómo el coche iba despacio, oyó el crujido de la grava bajo las ruedas. El vehículo comenzó a girar lentamente hacia el camino que la llevaría al pueblo. Se iba, se iba, y Noah la miraba aturdido.
    Avanzó… pasó a su lado…
    Allie saludó con la mano por última vez y sonrió en silencio antes de acelerar.
    Entonces él le devolvió el saludo sin entusiasmo. "¡No te vayas!", hubiera querido gritar, al ver que el coche se alejaba. Pero no dijo nada. Un minuto después el vehículo se perdió en la distancia, y lo único que quedó de Allie fueron las huellas de su coche en el camino.
    Noah permaneció inmóvil en el mismo sitio durante largo rato. Allie se había marchado tan repentinamente como había llegado. Esta vez para siempre. Para siempre. Cerró los ojos y volvió a verla marchar en su mente, el coche alejándose poco a poco, llevándose su corazón.
    Con profunda tristeza recordó que Allie, igual que su madre, no había mirado atrás".

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *